jueves, 30 de junio de 2011

COMER CON LOS OJOS

Tratan de engañarnos, pero no pueden: ¡Son comida! A pesar de que sean de cartón, plástico, tela o lo que sea... son comida. Vuestras bocas pueden engañaros, pero vuestros ojos no: se parecen a comida, ergo son comida (aunque sea para nuestro apetito visual). Vosotros decís:

¿Recordáis aquellos packagings de Kleenex en forma de trozo de fruta? Pues estos son la versión calórica.

Este empaste de comida japonesa en realidad es... una funda del iPhone 4

Podéis elegir menú. Esta con arroz. 
Y estas de chocolate para el postre.

Bolsos de sandía. Los hay en versión realista... 
...o en versión naïf, pero igual de deliciosa.
Y estas imágenes son cosecha propia:

¿Qué será esta lonchaca de jamón sobre mi teclado?


Pues la tarjeta de presentación de la superagencia de publi Imaginarte, acorde con su Pocilga Creativa
Calorías visuales, bienvenidas seáis.

2 comentarios:

Gelita dijo...

Diré sencillamente que mi bolso sandía es mejor...

Inventia (Rosalía López) dijo...

El bolso sandía es la re-leche!!!