jueves, 7 de junio de 2012

CHICA BLANCA BUSCA SER LEGAL VIENDO UNA SERIE


Sólo vengo a decir que estoy inmersa en un experimento que nos atañe a mí, a Breaking Bad y al actual modelo comercial de la industria de la televisión: estoy intentando ser "legal". Estoy intentando ver la serie sin descargarme un sólo capítulo, comprando cada temporada en DVD. Los datos hasta ahora mismo son estos:


  • He gastado 11'99€ (Temporada 1) + 12'99€ (Temporada 2) + 24'49€ (Temporada 3) = 49'47€ por las tres únicas temporadas que hasta ahora están a la venta. No me quejo del precio.
  • Esos precios son los de PLAY.COM, las ediciones inglesas, sin subtítulos ni doblaje español. Si las quisiera en español, tendría que haber pagado 29'99€/temporada (precio FNAC.ES) y aguantarme sin la tercera porque aún no está a la venta en nuestro territorio.
  • No podré disfrutar de la cuarta temporada hasta Octubre de 2012 (lanzamiento en UK) cuando la quinta se estrena en Julio de 2012.
  • Podría comprar la cuarta temporada en iTunes (versión inglesa) pero me costaría 36€ aprox. y sería sólo en formato digital (es decir, el precio no incluye el coste de distribución). En Filmin no está. En Youzee (6'99€/mes) están publicadas las tres primeras, pero el servicio aún está un poco verde y tiene fallos (ojalá madure porque es una opción esperanzadora).
  • No puedo hablar de Breaking Bad con nadie porque todo el mundo ha visto la serie completa gracias a la descarga gratuita y yo no (que se lo pregunten a @IronMonIsBack).


Es decir, ver una serie de forma 'legal' es una estúpida incomodidad tal y como está configurado el mercado ahora mismo; mercado que cae en incoherencias tales como que la descarga legal de la serie llegue a ser más cara que su adquisición en formato físico. Y alguien puede decir "es que la inmediatez del formato digital es un valor añadido frente al físico que debe pagarse" y es aceptable. No hablo de temporadas digitales de series a 5€, pero los costes que genera la producción física de una temporada es siempre mayor al de la infraestructura que precisa llevar a tu casa el formato digital (mantenimiento de una plataforma como iTunes). Por tanto el precio no debería ser drásticamente menor que en formato físico pero sí al menos levemente inferior; y superior nunca).

Con servicios como Netflix o Youzee veo la luz al final del túnel. Pagar la cultura como un recibo del agua o la luz es lo que mola. ¿Os imagináis una especie de Unión Fenosa o Iberdrola de consumos culturales? Yo sí.

Mientras tanto seguiré esperando a la publicación de los DVD igual que Walter White espera frente a sus nuggets de Los Pollos Hermanos. Si es que aguanto...

12 comentarios:

Dani Ramírez dijo...

El valor añadido de la inmediatez hoy en día es un argumento estúpido. De igual manera se puede argumentar que el coste marginal por hospedar bits tiende a cero rápidamente, por lo que deberían regalar el contenido y monetizar el tráfico si nos ponemos "capitalistillos". A mí me pasó algo similar para adquirir "L.A. Noire"; Steam no me dejaba pagar.

Hasta que plataformas como Netflix, Filmin o Youzee no se pongan las pilas aquí y la legislación apoye las demandas de la gente, seguiré pensando que descargar algo que no encuentro en mi mercado inmediato es algo legítimo y no reprochable moralmente.

P.D.: Aparte, inciso: hablas de "descargar legalmente"... En rigor, si no has pagado a alguien para bajarte el contenido, como no hay ánimo de lucro, no hay ilegalidad.

Patri Tezanos dijo...

Otro dato más para echar leña al fuego: una temporada de Los Hombres de Paco cuesta igual que una de Breaking Bad en El Corte Inglés.

MEANTE.

Victor Guindo dijo...

Ilegal debería ser esta inquisicion anti-cultural en Internet. Que pongan medios en vez de quitarlos y luego hablamos del pago, que con el dinero que se gastan en cerrar y eliminar todo hay un monton de informaticos, diseñadores (y me atrevo a decir publicistas.. Jajaja) que estarian encantados de mostrarles el camino hacia la luz. Asi que hasta que no se lo curren nose merecen tu lealtad!

Dani Ramírez dijo...

Tu sabes: una serie es una serie. Por cosas así, cuando se le quiere dar una correlación a la "calidad de la cultura" con el precio, me dan arcadas. Con el precio se equiparan productos mediocres para justificar muchas cosas. Si realmente el consumo de cultura fuera fácilmente accesible y universal, pagando una cantidad simbólica, se podría ver cuanto "valen" algunos productos.

Y aparte, ¿cuanto cuestan Spaced, Big Train o Mongrels? Oh, vaya... que igual ni siquiera los distribuyen...

Victor Guindo dijo...

Pd. Hombres de paco?! Pagaria mas por ver solo las secuencias en las que apareciera Saul Goodman, que portoda la serie esa jajaja

Patri Tezanos dijo...

También fastidia que sólo podamos disponer en el mercado español de aquello que ha tenido éxito en EEUU. Si no, ajo y agua.

César dijo...

La opción de netflix si que está disponible aquí, pero elevando el precio. Y no se hasta que punto se saltaría el concepto de "legalidad" bajo el cual estás viendo la serie. El problema de netflix es que no permite reproducir desde fuera de USA. Pero podrías pagar por un proxy situado en USA. De esa manera podrías reproducir los contenidos sin problema. Que es lo que hago yo para que me funcione Pandora (web de música). Lo que ya no se es si tendrías problemas para efectuar los pagos a netflix.

Patri Tezanos dijo...

Me gusta porque todos incidís en un punto muy importante y que la industria viola sistemáticamente: ponérselo fácil al consumidor. Yo no creo que la gratuidad sea lo más atractivo de la descarga sino la comodidad.

Patri Tezanos dijo...

Lo que dice César es tal cual. Podrías hacer triquiñuelas para activar servicios disponibles en EEUU pero eso es una incomodidad enorme como para no acabar optando por Pirate Bay.

La pregunta es ¿por qué la industria viola tan sistemáticamente ese principio de comodidad? ¿Por qué las empresas no están colonizando este mercado y supliendo esta necesidad si es un problema que lleva ya muchos años con nosotros?

danibishop dijo...

Pues uno de los motivos para violar el principio de comodidad es que gente como Apple o Amazon se lo han apropiado y hay patentes de por medio. ¿A que suena absurdo? Pues buscad información sobre la compra en un sólo click de Amazon. O las presiones a la industria de contenidos por parte de empresas tecnológicas como Apple o Microsoft para blindar la 'tecnología' (basta con conceptos tecnológicos, ni siquiera tiene que ser algo revolucionario). A eso, sumadle la ineptitud a la hora de ver venir o de provocar tendencias que tenía, por ejemplo, Jobs. Actualmente la política en contenidos es: "el usuario, si puede, robará; cobremos mucho al usuario torpe que no sabe robar". Como cada vez más gente "sabe robar", más se cobra a los "honrados" que, forzados, aprenden a "robar". Y etc, etc...

Si a un fan, curioso, consumidor compulsivo... le das una plataforma cómoda y herramientas que resuelvan problemas (Amazon + Kindle) te encuentras con una generación nueva de consumidores de contenidos que pagan y que agradecen de manera mucho más directa lo que la empresa de turno hace para satisfacer la demanda. Pero mientras sigan con la pelea de patentes y las políticas de "criminales por defecto" no verán el mar azul que todavía está ahí.

César dijo...

Volvemos al tema de como dificultan la situación tontamente... Pero ahora no será video sino libros.

He comprado hoy un libro electrónico. Estaba pirata. Pero lo he comprado. Venga. Despues de dar muchas vueltas, me he decidido por comprarlo en casa del libro. Salía 6€ más barato que el de papel. Me parece poco. Me ha costado 12€. Lo he visto en otras web por 6€, pero era en pdf. No me gustan los pdf para leer en el iPad. Son algo incómodos. Tras comprarlo ha empezado la odisea.

Casa del libro tiene un sistema para leer el libro online directamente del navegador. Pero a mi no me interesa.  ¿Y si estoy en mitad de la montaña sin wifi y me apetece leer? Quiero descargarlo a mi iPad para no tener que depender del wifi...

Doy un par de vueltas y descubro como se puede descargar. Como no dispongo del lector de casa del libro, tengo que bajarme un programa de adobe llamado "Adobe digital edition" y crearme una cuenta en adobe.com para poder abrir el archivo, ya que este tiene DRM. Eso me obliga a usar el ordenador, a pesar de haber hecho la compra con el iPad.

Cuando logro descargarlo todo, me llevo la primera sorpresa. Es un PDF. Eso importa poco ya a esta altura así que cojo el pdf y me lo envio por correo para abrirlo con el ibook del iPad... Vale. El ibook no puede leer contenidos con DRM.

Rebusco en internet y encuentro otra aplicación que si lo hace y es gratis. La bajo al iPad, le añado la cuenta de adobe y me descarga felizmente el libro. Al abrirlo me doy cuenta de que tiene que cargar cada página. Y no le corre prisa. Se lo toma con calma, se atasca... La aplicación es un horror de campeonato. Se cierra sola, las páginas no avanzan... Un suplicio. 

Cansado despues de 1 hora para poder abrir el dichoso libro, le he quitado el DRM. He pagado y lo he tenido que piratear para poder leerlo cómodamente. Todo lo cómodamente que se puede leer un pdf.

Gelita dijo...

Yo también he comprado algún disco que luego no he podido importar a la biblioteca de iTunes por el DRM, lo cual es BIEN